Página principal

La segunda jornada de “El Camino lo hacemos todos” se ha caracterizado por el cansancio y el calor, sin embargo, ha sido un día de visitas y muchos kilómetros. La primera etapa ha transcurrido desde San Justo hasta Astorga, 4 km que han comenzado con mucha fuerza y rapidez hasta que el grupo tuvo que hacer una parada para esperar a los más rezagados. Por primera  vez en el camino, autoridades y peregrinos han compartido bandera y caminado todos juntos.

Al comienzo de esta primera etapa se han unido al peregrinaje Milagros Marcos, Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, el Presidente y Gerente del Consejo de la Juventud de Castilla y León, Vicepresidente de la Diputación de León, alcaldes de los municipios cercanos, el Gerente Regional de Servicios Sociales y representantes de La Caixa, una de las empresas patrocinadoras. Todos ellos han compartido experiencias y se han interesado por las historias personales de cada peregrino, en total 120 peregrinos han llegado a Astorga para disfrutar de su catedral y la Casa de Gaudí. Tras un paseo por el municipio todos juntos han disfrutado de un cocido maragato al que se ha unido Ramiro Ruiz Medrano, Delegado del Gobierno en Castilla y León, quien ha señalado “la importante labor que desempeñan los trabajadores de ASPAYM Castilla y León, así como las familias y personas con discapacidad”, quienes están disfrutando de esta experiencia al máximo.

Tras la comida, donde trabajadores de la entidad han leído un conjuro durante la caimada, se han dirigido a la segunda etapa en la Cruz de Ferro en Foncebadón. Allí todos los peregrinos han depositado la piedra con su nombre, dejando con ella todos los aspectos negativos del día a día y pidiendo un futuro próspero y cargado de felicidad.

Estaba previsto para hoy una tercera etapa, Molinaseca, sin embargo, desde la organización se ha decidido anular esta parada debido al cansancio acumulado que llevan algunos peregrinos. Mañana, por fin, se realizará la última etapa en Santiago de Compostela donde todos acudirán a la misa del peregrino y recibirán la Compostela.