Página principal

ASPAYM Castilla y León inauguró hace tres años su sede en Burgos, para atender a personas con discapacidad física, daño cerebral adquirido y enfermedades neurodegenerativas.

Fotografías de la sede de ASPAYM Burgos

Desde su centro, ubicado en el Polígono Villagonzalo-Arenas (c/ de la Coronela, 2), ASPAYM Burgos ha atendido a más de 200 usuarios en su centro de fisioterapia y rehabilitación integral (neuropsicología terapia ocupacional y logopedia).

ASPAYM Castilla y León cuenta en Burgos con un total de 94 socios y en sus tres años de vida ha organizado y colaborado en decenas de actividades como el I Campamento de Ocio Inclusivo (en el que participaron 19 niños de los cuales 10 tenían algún tipo de discapacidad), el Concierto Solidario de la Banda Ciudad de Burgos en 2017, con motivo del 25º aniversario de la entidad, o las campañas de sensibilización “Ponte en mis Zapatos” y “No corras, no bebas… no cambies de ruedas” .

Desde la sede de ASPAYM Castilla y León en Burgos también se desarrolla la campaña “Yo soy trabajo” para dar a conocer en qué consisten los programas de inserción laboral de personas con discapacidad que gestiona, así como para sensibilizar a empresarios y a la sociedad en general de la importancia que tiene la participación en dichos programas para lograr una inclusión plena en la sociedad. Solo en 2017 desde Burgos se consiguieron 16 contratos a personas con discapacidad y su base cuenta con un total de 16 empresas.

Además, el pasado 4 de septiembre de 2017 ASPAYM Castilla y León abrió además en Burgos su servicio de Centro de Día, que ha atendido a 4 usuarios. Su objetivo es establecer un trato individualizado a través de un programa de pautas elaborado por los profesionales sanitarios que participan en la rehabilitación, estimulando la generalización del aprendizaje por parte de los usuarios y el desarrollo de su autonomía. El centro surge como un recurso social intermedio dirigido a personas que presentan patologías del Sistema Nervioso Central y que por sus circunstancias personales necesiten un número mayor de apoyos. Las personas que acuden a este servicio no cambian de domicilio por lo que se promueve su autonomía sin que deban abandonar su entorno familiar.