Facebook  Twitter  YouTube  Flickr  Instagram

ASPAYM CyL advierte desde su delegación en Ávila, de la precariedad laboral en el colectivo de la discapacidad como consecuencia de la pandemia

ASPAYM Castilla y León

ASPAYM CyL advierte desde su delegación en Ávila, de la precariedad laboral en el colectivo de la discapacidad como consecuencia de la pandemia

La entidad retomó la actividad de su programa de empleo de forma presencial en Ávila en el mes de octubre de 2020, así como en el resto de sus delegaciones, con todas las medidas sanitarias oportunas para garantizar la seguridad de los usuarios, personas con discapacidad en búsqueda activa de empleo, detectando unas consecuencias negativas para las personas del colectivo. “Por una lado ha influido negativamente, ya que se ha producido la destrucción de empleo, algunos le han perdido, están en ERTE, no han podido realizar prácticas de las formaciones que tenían en marcha, se enfrentan a la escasez de ofertas de empleo…” comentan Consuelo Muñoz y Alba Pato, técnicos de empleo de la entidad en Ávila, y añaden “ de manera positiva les ha ayudado a muchos a tomar conciencia de la importancia de estar formados, especialmente en el área digital.”

 

El teletrabajo pone de manifiesto la brecha digital.

En cuanto a las personas con discapacidad que ya estaban empleadas “algunas conservan su trabajo, otras permanecen todavía en situación de ERTE y otras han perdido el empleo”, comenta Pato, además “solo hemos tenido constancia de una persona que ha tenido la oportunidad de teletrabajar”. Otra consecuencia de la pandemia que ha resultado negativa para las personas del colectivo ya que “en el perfil de usuarios que conforman nuestra bolsa de empleo (perfil de baja cualificación), el teletrabajo ha supuesto un hándicap ya que el tipo de trabajo para los que ellos están preparados son trabajos de tipo manual y que requiere de actividad presencial. Además, la brecha digital también ha supuesto otro factor determinante”. En un momento en que la tecnología, lo online y lo digital han sido fundamentales, el colectivo de las personas con discapacidad lo han tenido muy complicado tanto por falta de medios, como por falta de accesibilidad digital y por falta de conocimientos y formación en estas materias.

De esta manera en Ávila se ha trabajado con 96 usuarios con discapacidad dentro de su bolsa de empleo; de los cuales 54 son hombres y 42 son mujeres y se han realizado 9 contratos laborales en la provincia. No ha sido un año fácil y las dificultades no han venido tanto en la contratación sino en los pasos anteriores a la misma “como por ejemplo, la entrega de currículums o el proceso selectivo, mediante entrevistas telefónicas breves donde los candidatos no tienen oportunidad de expresarse con soltura y donde se pierde la parte de comunicación no verbal tan importante en este proceso”, apunta Muñoz. “Una usuaria nos contaba que se había inscrito a una oferta de empleo, un día suena el teléfono y le dicen que esa llamada la realizan para hacerle una entrevista para el puesto y se queda muy sorprendida y bloqueada. Cuando finaliza la conversación se queda con la sensación de que no estaba preparada para afrontar una entrevista por teléfono y no programada, que había perdido la oportunidad de explicarse mejor y de darse a conocer”, cuenta la técnico de empleo de ASPAYM CYL en Ávila.

Para los técnicos de empleo de la entidad, la situación de pandemia también ha supuesto cambios en la forma de trabajar con los usuarios “de manera global podríamos decir que nuestro trabajo se ha desarrollado con bastante normalidad, hemos podido atender todas las demandas de los usuarios, aunque la situación nos ha llevado a tener que suplir actividades grupales con intervenciones individuales, tanto presenciales como telemáticas y telefónicas, que han implicado duplicar recursos de tiempo y esfuerzo pero que han permitido realizar un trabajo más personalizado y cercano. Esto también ha supuesto un incremento de situaciones en las que los usuarios han requerido de nuestra atención para abordar preocupaciones personales derivadas por la situación de pandemia o realizar trámites electrónicos”, matiza Pato.

Desde ASPAYM Castilla y León se advierte de las significativas dificultades que encuentran las personas con discapacidad para acceder al mercado laboral, que se han visto agudizadas por la situación de pandemia mundial, afectando muy negativamente a este colectivo tan vulnerable, y se trabaja para seguir facilitando la transición a lo digital, la formación y la relación con las empresas con el firme propósito de la inserción laboral.

Técnico de inserción laboral de ASPAYM CYL en Ávila