Facebook  Twitter  YouTube  Flickr  Instagram

ASPAYM Castilla y León recibe el premio CERMI en la categoría de Agenda 2030/Objetivos de Desarrollo Sostenible

ASPAYM Castilla y León

ASPAYM Castilla y León recibe el premio CERMI en la categoría de Agenda 2030/Objetivos de Desarrollo Sostenible

ASPAYM Castilla y León ha recibido hoy el premio CERMI en la categoría Agenda 2030/Objetivos de Desarrollo sostenible en su sede ubicada en el Edificio Julio Herrero (Valladolid).

En la entrega del premio, que se ha concedido al proyecto FISIOMER (Servicio de Atención Integral en el Medio Rural), ha contado con la presencia de Luis Cayo Pérez, presidente del CERMI Estatal; Isabel Blanco, consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Conrado Íscar, presidente de la Diputación de Valladolid, Eduardo Morán, presidente de la Diputación de León, Anabel Pérez y Francisco Sardón, directora general y director general adjunto de la entidad.

Foto de familia de la entrega del Premio CERMI al proyecto FISIOMER de ASPAYM Castilla y León

También han querido estar presentes en la entrega de premios presidentes de las distintas diputaciones donde el proyecto FISIOMER tiene presencia en la comunidad, así como de los alcaldes de algunas de las localidades que acogen los centros.

Durante la clausura, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha reconocido la importante labor que realizan los profesionales de ASPAYM Castilla y León también a través de iniciativas como el proyecto FISIOMER que hoy se premia. Un proyecto que se traduce en una rehabilitación integral y la prevención de situaciones de dependencia puesto que ayuda a la recuperación física a las personas con discapacidad, mayores, dependientes y a otros colectivos vulnerables, evitando su desplazamiento a núcleos urbanos y facilitando que puedan continuar viviendo con calidad en sus entornos familiares.

Este proyecto, que cuenta en la actualidad con un total de seis instalaciones operativas en el medio rural, en Paredes de Nava (Palencia), Sahagún (León), Villadiego (Burgos), Matapozuelos (Valladolid), Camponaraya (El Bierzo, León), y Villalpando (Zamora), contribuye a la mejora de la calidad de vida de personas dependientes y ha atendido desde sus inicios a más de 6.000 personas de la zona.

Además, el proyecto contribuye a fijar la población en núcleos rurales, generando empleo y un impacto directo en la economía de sus municipios, actualmente son 12 los profesionales contratados para este proyecto en las zonas en las que se asienta cada centro.

FISIOMER es un claro ejemplo de que la financiación público-privada es posible para trabajar por el apoyo en el desarrollo del proyecto de vida de las personas en el medio rural.