Página principal

Entre los casos inserción  conseguidos con éxito a través del programa de empleo de ASPAYM Castilla y León en El Bierzo se encuentra el de Luis Mariano Domínguez, usuario con discapacidad insertado como vendedor de la ONCE a través del Centro Especial de Empleo CETEO.

Luis tiene una discapacidad reconocida debido a una enfermedad en la columna vertebral que le ha llevado a estar en búsqueda de empleo durante cinco años y para él encontrar empleo ha supuesto una mejora de vida personal y familiar: “Después de mucho tiempo sin poder trabajar, volver a hacerlo ha significado volver a tener una rutina diaria, tener la mente ocupada, sentirme animado, realizando algo que me gusta, que me permite relacionarme con mucha gente y por supuesto un alivio económico.”

Luis llevaba cinco años en búsqueda activa de empleo: “Un proceso largo y costoso, ya que debido a mi discapacidad no conseguía ningún tipo de oportunidad, hasta que ASPAYM comenzó a ayudarme”, declara. La técnico de empleo en la sede que ASPAYM Castilla y León tiene en El Bierzo, Soraya González, conoció a Luis a través del programa de Itinerarios asesorándole en todo el proceso, una ayuda que ha sido imprescindible. “Desde el primer momento Soraya ha escuchado mis limitaciones y ha entendido perfectamente qué puestos de trabajo se adaptaban mejor a mí”, afirma el usuario. Desde entonces empezaron las oportunidades y en poco tiempo Luis consiguió empleo como vendedor de la ONCE, donde le han puesto todas las facilidades necesarias para adaptar su puesto de trabajo.

Luis tiene claro que existe una mayor dificultad para las personas con discapacidad a la hora de buscar empleo, pero anima al colectivo: “aunque parezca difícil, se puede llegar a encontrar un empleo que se adapte a ellas, y sobre todo si cuentas con la ayuda de personas como las que yo he encontrado en ASPAYM, donde te asesoran, te miman y te lo hacen más fácil.”

Además, Luis se dirige a las empresas para transmitir que “una persona con discapacidad puede aportar mucho a una empresa, las ganas y la ilusión de un trabajo es igual o mayor que la de un trabajador sin discapacidad, porque la discapacidad te hace autosuperarte cada día”.